Archivo rebelde fr
24 1992 03 spartacist 60
24 1992 03 spartacist 60 black white

¿
zi. u, A¡
MARZO DE 1992 Cuba. viene de la página 64. L,. a. a pancartas de la manifestacion se leia, El socraltsmo en un solo país de Stalin socava la defensa de todos los esta dos obreros y ¡Por la revolución socialista por todas las Américas. La clase dominante norteamericana y sus depravados secuaces gusanos quieren regresar el capitalismo gangsteril a La Habana, dijo un portavoz espartaquista, añadiendo. La revolución sacó al pueblo cubano de la degradación, el racismo y la pobreza opresiva que padecían bajo la dictadura de Batista, los magnates azucareros norteamericanos y la maña. Hoy la atención médica y la educación que recibe la población cubana es superior a la que hay en las grandes ciudades de EE. UU. Si vuelven los capitalistas chiípasangres, todo lo que el pueblo cubano ha creado en los últimos treinta años será destruido. Es nuestro deber,. el deber de todos los que se oponen al imperialismo yanqui, tomar partido clara y ñrmemente en solidaridad con Cuba en esta hora crítica. En cambio, muchos autoproclamados socialistas, dicen estar en solidaridad con Cuba, pero la mayoría de estos eforrhistas se acaban de alinear con el contragolpe de Yeltsin en Moscú. que fue lo que preparó el escenario para que la URSS abandonara a Cuba. Por más de tres décadas, Washington ha intentado destruir la Revolución Cubana mediante invasión, asesinato y prolimgado bloqueo económico cuyo objetivo es doblegar al pueblo cubano mediante el hambre. Tras la reciente invasión a Panamá y la espantosa matanza del pueblo iraquí, los EE. UU. tratan de imponer su uevo Orden Mundial sobre Cuba, a 90 millas de ias costas de Florida. Au ¿ue los gobernantes norteamericanos desde el demócrata Kennedy hasta el republicano Bush han denunciado la supuesta exportación de la revolución por parte de La Habana, en realidad el régimen de Castro, siguiendo la línea esmlinista de construir el socialismo en un solo país. aconsejaba a las masas chilenas y nicaragimnses que no se embarcaran en el camino de otra Cuba. Pero todos los intentos por apaciguar al vengativo imperialismo norteamericano están destinados a fracasar. Con cada capitulación soviética al chantaje imperialista, desde la traición de Europa Oriental hasta el apoyo a la masacre del Golfo Pérsico, los imperialistas aumentan sus demandas. la burguesía estadounidense todavía le enfurece el fiasco en que resultó su invasión a Playa Girón, en abril de 1961, cuando milicias obreras cubanas se movilizarorí para aplastar a los invasores de la CIA de Kennedy.
Starr Picture Group La Habana, 1989: Gorbachov se reune con Castro. Más tarde corta la ayuda económica y ordena la retirada delas tropas sovlétlcas de la Isla. Entregulsmo traidor en aras de un ilusorlo arreglo con los imperialistas.
Lanzar una contrarrevolución contra Cuba es una obsesión patológica de los imperialistas norteamericanos, que con sideran al Caribe, y de hecho a toda América Latina, su patio trasero.
Después del anuncio de Gorbachov. las amenazas vociferantes de Bush contra Fidel Castro se han escuchado casi a diario. En las Naciones Unidas el presidente estadounidense declaró que Cuba es el único país que se resiste a plegarse a un hemisferio democrático. Los escuadrones de la muerte salvadoreños, los desenfrenados contras nica ragiienses, el carnicero Pinochet aún al mando del ejército chileno. mientras que millones de niños latinoamericanos se mueren de hambre y cientos de miles sufren del mi ma en un hemis scla. ízado por la deuda a los bancos imperialistas esa es la democracia que alaba el padrino Bush. La opción cero de Cuba Aunque iab1igada soviética a ser retirada es pequeña.
comparada con los casi 200. 000 efectivos fogueados de las fuerzas armadas cubanas y casi el mismo número en las Milicias Territoriales de reserva, su valor simbólico con sistía en que si EE. UU. invadiera la isla, tendrian ue matar soldados soviéticos. Cuando Imschov proveyó a Cuba de ayuda militar substancial en 1962 para combatir a los gue. rrilleros patrocinados por la CIA en el Escambray y colocó armas nucleares y bombarderos soviéticos en suelo cubano, los EE. UU. impusieron un bloqueo naval sobre la isla y amenazaron capturar barcos soviéticos. Jruschov se echó No. 1: Documentos de la tendencla espartaqulsta Internacional, US 0, 50 (32 páginas)
No. 2: Cuba y la teoría marxista US O, 25 (24 páginas)
No. 3: Chlle: Lecclones del frente popular US O, 50 (40 páginas)
GIros cheques a: Spartacist Publishing Co, Box1 377 GPO. New York. NY 10116. EE. UU.