Archivo rebelde fr
29 1998 08 spartacist 45
29 1998 08 spartacist 45 black white

46 Sudáfrica. viene de la página 56)
eliminar la brutal explotación, la opresión y. la pobreza sufrida por la masa de la población. o siquiera aminorarla substancialmente el CNA en el gobierno ha actuado. como advenimos que lo haría, como los representantes. negros del poder de la clase dominante capitalista blanca. En ninguna otra parte es esto más claro que en la condición de la mujer bajo la nueva Sudáfrica. Aunque una ley aprobada en. febrero de 1997 legalizaba el aborto ampliamente en teoría, el gobierno no quiere ni puede llevarla a cabo. La clase capitalista, en general, se opone al acceso libre al aborto (excepto para sus propias hijas) porque per. mite a las mujeres un poco de libertad de la subordinación total a la estructura familiar. La nueva ley ha enfrentado una violenta reacción!
ideológica de la iglesia holandesa reformada afrikaner, de la iglesia católica y los lfderes tribales tradicionales.
Pero el obstáculo real para proveer el acceso al aborto son las condiciones materiales; la falta de equipo, instalaciones y doctores. En el Johannesburg Hospital. el hospital más moderno en la ciudad más grande del pais. se pueden practicar sólo cuatro abonos de los 44 solicitados diariamente. Bajo el argumento de eliminar las instalaciones dobles del apart heid, antiguos hospitales y clínicas segregados están siendo cerrados. En los distritos negros. muchas clínicas consisten de meros contenedores unidos con soldadura. En el campo hay un médico por cada 10 mil 30 mil personas.
Azotados con niveles epidémicos de tuberqu losis y otras enfermedades de la pobreza. así como un agudo incremento en la incidencia del SIDA, los sobresaturados trabajadores de la salud difícilmente pueden atender crecientes enfermedades respiratorias y de envenenamiento por el queroseno usado en peligrosas estufas primitivas. Sólo un derrocamiento revof lucionario del sistema capitalista existente puede apenas comenzar a tratar las necesidades de salud de la mujer y eli minar esta degradación y miseria asesinas. Otra cuestión candente es el sistema de trabajo inmigrante que fuerza a la separación de familias, de manera que los hombres que trabajan en las ciudades toman una esposa en la ciudad así como una esposa en el campo, mientras que los hombres en las áreas rurales pueden tomar simplemente varias esposas como esclavas personales y fuentes adiciona les de ingreso. Pero el sistema de trabajo inmigrante perma nece como un puntal clave del capitalismo del neoapanheid.
Mandela no lo puede desmantelar porque estas instituciones ayudan a hacer a las minas de oro dependientes en el uso intensivo de la mano de obra tan redituables para los imperialistas. Actualmente, algunos partidarios del CNA tienen su asiento en las mesas directivas de estas compañías. Un partido revolucionario de vanguardia expropiarfa a los dueños de las minas e industrias sin ninguna compensación. Glsele Wullsnhnllmpact Vlsuels El descontento creciente de las masas, incluyendo de mujeres obreras, es evidente en Sudáfrica. Una de las pri meras huelgas que lanzó un reto al gobierno dirigido por el CNA fue la huelga de enfermeras en septiembre octubre de. Spartaclst El goblerno despldló a 60 ml! enfermeras después de una huelga no autorizada en septiembre de 1995 durante la cual las huelgulstas llevaron pancartas dlclendo Fuera Mandela. Abajo: Clínicas que carecen de los fondos y el personal lndlspensable no son capaces de proveer adecuados servchos de salud pública para las masas negras. 1995, y fue también una de las primeras en ser aplastadas (ver: Mandela Regíme Cracks Down en Black Labor El régimen de Mandela castiga a los trabajadores negros. Workers Vanguard No. 637, 19 de enero de 1996. Las enfermeras denunciaron a Mandela como el conductor del tren de los ganones. El tren de los ganones es el nombre corto despectivo para la delgada capa de negros que han triunfado en la nueva Sudáfrica. Las enfermeras fueron abandonadas a su suene por el SACP y los burócratas de COSATU, quie nes calificaron a la huelga como contrarrevolucíonaria. En la secuela de la huelga, 60 mil enfermeras fueron despedidas en la provincia de Eastern Cape, donde el gobierno local era encabezado por el SACP. Esta es la cara rompehuelgas del nacionalismo. Más recientemente, el COSATU ha pospuesto