Archivo rebelde fr
1980 1990 grupo internacionalista 5
1980 1990 grupo internacionalista 5 black white

Lecturas de clase del Grupo Intemacionalista bonapartista pequeñoburgueses de todas las alas de la dirección sandinista; un sector. de este movimiento pedueñoburgués muy probablemente pasarla a los obreros y a su vanguardia, mientras otros elementos se retirarian al campo dela reacción burguesa. La actital, unidad de la revolución antisomocista será destrozada, de lgu na manera u otrá¡ por el conflictode clases. En si la denota de Somoza plantea la redistribúción radical de la propiedad capitalista en Nicaragua. Este multimillonario sanguinario fue propietario de más de un 30 por ciento de toda la tierra cultivable del país, además de un ganado vacuno enorme. Tenla la participación predominante en la compañía aérea nacional. poseía la compañia naviera más grande del páis, el matadero más. grande, varias empresas constructoras y mucho mási Ahora el nuevo régimen ha tomado posesión de todo. Obreros al poder. Por un partido trotskistal Qué hacer con esta propiedad inmensa será un campo de conflicto mayor entre las distintas clases sociales que actualmente apoyan a la junta sandinista burguesa. Los campesinos esperan y van a exigir que las haciendas de Somoza sirvan de base para una revolución agraria radical e igualitaria. Los políticos burgueses de Managua intentarán transferir la antigua riqueza de Somo7a a sus propios bolsillos y a los de sus amigos. El ministro de reforma agraria, el sandinista Jaime Wheelock, propone convertir la mayoria delas tierras de Somoza en granjas cooperativas, una propuesta que debe desagradar a sus compañeros ministeriales burgueses, que tienen su propio hambre de tierra. Además, los terratenientes burgueses seguramente temen que las tomas de tierra muy bien pueden extenderse más allá delas fincas de Tacho. hasta las suyas. Es posible que, como en la Cuba de 1959, el alcance y la naturaleza de la reforma agraria puedan.
motivar la primera explosión importante entre ministros burgueses como Alfonso Robelo. el rey del aceite de cocina de Nicaragua) y radicales pequeñoburgueses como. Wheelock.
Ni pueden ni quieren las masas de Nicaragua vivir como antes vivían. Pero para llevar a cabo una revolución socialista, las masas radicalizadas han de ser políticamente dirigidas y organizada! por un partido revolucionario de vanguardia. basándose fundamentalmente en el proletariado y con una perspectiva internacional. Con la ausencia de tal partido leninista (trotskista. Nicaragua podrá como máximo llegar a ser una nueva Cuba, es decir, a una revolución social deformada que impone a la clase obrera una burocracia estrechamente nacionalista, parásita y opi esivá. El socialismo en una sola repúblic a bananera no puede ser sino un obstáculo al desarrollo de la revolución socialista en América Latina. y Pero el Secretariado Unificado (SU) seudotrotskista no reconoce la necesidad de una vanguardia leninista porque toda su perspectivamde presionara los sandinistas pt:queñoburgueses para que hagan una nueva Cuba. La declaración del SU del 20 de junio, Solidaridad con la lucha del pueblo nicaragiiense (Intercontinental Press, de julio de 1979. no llega a mencionar la necesidad de un partido proletario revolucionario. En lugar de eso, estos revisionistas declaran que el Frente Sandinista de Liberación Nacional es la vanguardia. del pueblo de Nicara gua.
programa puramente democrático burgués, mientras las otras dos fracciones sostienen la revolución en dos etapas de corte estalinista. Estando ahora en el poder, los sandinistas no sólo han afirmado su intención de dirigir una Nicaragua capitalista, sino también han tomado medidas para efectuarlo.
En Nicaragua la tarea inmediata a la que se enfrenta un partido revolucionario es de oponerse a los esfuerzºs de la junta sandinista burguesa dirigidos a restaurar un estado capitalista. os dirigentes sandinistas ya han manifestado su aspiración bonapártista de asegurar un monopolio del poder militar. Una de las primeras medidas de la junta revolucionaria fue de mandar que todos los civiles entregaran los fusiles, muchos de ellos adquiridos cuando los guardias abandonaron en masa sus armas. Dado el caos revolucionario, es poco probable que este decreto se haya.
cumplido. Una reivindicación urgente que un partido revolucionario en Nicaragua debe enarbolar es que las masas trabajadoras guarden sus armas, y que se establez can milicias obreras independientes del régimen sandinista burgués.
Un partido revolucionario emprendería la agitación a favor, de tribunales populares para enjuiciar a los criminales de la Guardia Nacional escondidos en las iglesias y los campamentos de la Cruz Roja. Exigiría una. revolución agraria radical e igualitaria, la expropiación de la industria y el comercio y la reconstrucción de la economia sobre una base socialista. Las expropiaciones no deben ser limitadas sºlamente a la propiedad de Somoza.
Más que todo, los trotskistas han de haccrpropaganda por un. gobierno excluyendo a la burguesía antisomocista y basado en los órganos democráticos dela clase obrera ysus aliados campesinos. Claramente tal lucha revolucionaria no puede limitarse únicamente a Nicaragua. sino debe afanarse por crear los Estados Unidos Socialistas de América Latina. LA. la racción ftercensta dominante tiene un b H