Archivo rebelde fr
01 02 08 01 1941 4
01 02 08 01 1941 4 black white

Página Cuatro. renc de la la. pág. tires, dueños de las minas coloniales; era indispom sable efectuar inversiones muy rraantiesaa, que no estaban en posibilidad de hacer con sus raquiticoa recursos. Las grandes inversiones de capital extran.
jero aplicadas a la minería, se presentaron desde ese momento y no sólo las nuevas plantas de beneficio cianuroción, flotación, fundiciones, eolcerías. te. fueron instaladas por empresas colosales de capital inglés y norteamericano, sino que la propiedad mis ma de las minas fué a dar a manos extrañas. Las, nuevas empresas que vinieron a establºecrse apro.
vecharon las enormes facilidades que el gobierno de Porfirio Diaz les ot rgó; la legislación minera, colonialy protectora de los intereses nacionales, se reformó para dar lugar a que los aventureros ºxtranjeros y las compañias que después formaban, denunciaran enormes lotes de pertenencias, acumularan fundos riquisimos, realizaran una explo.
tación cr. ahustiva, agotante de nuºstres recursos mineros. Baetaba con pagar los dereclros sebre los fundos concesionades para que cualquiera, indivi duo sodcdud pudiera haceme dueño y con de recho exclusivo de explotación, de todo el subsue. lo minero.
La riqueza tradicional de nuestras minas, que deriva desde la época pre cortesiana y que se de.
muestra ar rrr más durante la dominación española, catimuió las grandes inverºiones mineras de la épe.
ca porfifista; al igual de lo que ocurrió con el pe tróleo, toda la actividad minera importante quedó en manca de empresarios extranjeros, excepcionalmente protegidos y ansiosos de rºcuperar sus capi. y tales en el plazo mía breve. Desde entonces, yj vamos llegando ya a la mitad del siglo XX. las industrias mineros del pais han tenido utilidades que se antojan fantásticos y que casi no tienen paralelo en la historia del mundo.
LA REVOLUCION Los rrwnnsroxrsras.
Cuando se inicia la Revolución de 1910 y sus postulados quedan por fin consignados en la Cons.
titucitn de Querétaro, se vuelve a los principios de la vieja legislación hispánica y la propiedad de los fondos deja de ser absoluta, sujeta sólo el pa»
go de los menestos, para imponer a su titular otras obligaciones frente a La nación y sus auténticos intereses. Pero lo más importante que la Re.
volucitn aporte es la idea, de indiscutible justicia, de que el país debe participar con los explota dores del subsuelo, de la riqueza que de el se extrae; que los salarios deben aumentarse para que los mineros explotados por siglos. tºngan por fin un nivel de vida aceptable, que cuenten por lo menos con medios para comer, para vivir con higiene, con oportunidades para instruirse, etc. que los flacos federal y de los Estados reciban una parti cipación razonable para mantener los servicios publicos y mejorar las condiciones generales de vi.
de de la población. Cuando esa reacción se produjo, todas las empresas extranjeras que tenían lar gos años de estar explotando el suelo y los hombres a del pais, y que habian ldvan. ado utilidades qué, montaban muchas veces el importe de la inversión original, empezaron a sentir que su época de pri.
vilegioa exccsivos habia terminado. Entonces y co mo demostración de que sus rendimientos seguían siendo considerables, continuaron los trabajos a pc.
sar de los nuevos gravámenes; lentamente, a rega ñadientes, chicaneando todo lo posible las deman dos de los trabajadores y del fisco fueron aceptar.
de la nueva situación: se logró aumentar un poco los salarios y los impuestos fueron un tanto mayo res e los que habian pagado durante la dictadura, de Diaz.
Esta actitud revolucionaria de imponer a la in.
dustria minera condiciones más ventajosas para los obreros y para la nación misma. fué la que an tes que otra cosa. obligó a los empresarios mi.
neros a ceder poco a poco, siempre a la defensi.
va, protegiendo sus cuantiosas utilidades. La baja en el precio de la plata y de chos metales industriales en los mercados de exportación, ha si.
de el argumento mim frecuente para fundar sus defensas; pero siemore, ocultando sus verdaderos costos, con una contabilidad oficial que se lleva en México, llena de mixtificaciones y falsedades y otra real con dates auténticos, que radi0a en el extranjero, han admitido aunque sea en pequeña escala, los aumentos de salarios y al alza de los imp stes. lo que proporciona la demostración de que a pesar de sus argumentos maliciosos, de la baja del precio de los metales, etc. la explotación es todavia muy ccstcable, como para repartir dividen dos fantásticos.
wm LAS GARANTIAS AL CAPITAL EXTRANJERO Criando desde nred rdes del año pasado y espe.
cialmente a r mas fechas se ha venido hablando de que es indispensable dar amplias garantias al capital extranjero, y el capital nec:sitr estas dos garantias principales: salarios bajos o impues.
tos errrcidos. y los prooies funcionarios de llar ciencia y del crédito oficial hacen los preparativos legales y técnicos para dar la bienvenida a los nuevos capitales irnpcriniistºa y recibirlos con, toda clase de garantias (ya sabemos cuáles son¿
las las que vienen buscando. ias viejas emu presas, que habian venido cediendo a su pesar fren le a las demandas jumtificadaa de los obreros y del fisco. se cierran ahora en forma insolentw, violen to, retadora, asegurando que muy pronto el gobicr no federal sabrá imponerse para ncabar con el dosordon, la intempcraneia de los trabajadores, la ve.
racidad de los lideres, etc. a fin de que el pais se encauce por una ruta de producción y nrospe ridad, fin de ellsº, comentamos nosotros, Es cier.
to ij l(i se virno hablando desde inca algunos mesea ile cria cs necesario aumentar la prcrlucción y nadie va. a norzar que esto es indispensable. pe ro loa empresarios y comercio a se aprcsrrran. le dicen al vobinmo: la producción nnccsi. a, mien.
tras sea producción privada, la seguridad de una ganancia licita y ésta no se estabiliza mientras los arar.
nte COMBATE La Hunrea no Num cestos varíen con los salarios, las prestaciones obreras y los impuestos. Están, pues, de noaºrdo en dar satisfacción a. los deseos oficiales, el el gobierno mdniata a los obreros para que no puedan exigir en lo sucesivo muyores eaiarios y servicios. COMBATE denuncia a las empresas mineras norteamericanaa y en general a los empreoarioe del pais, de haber asumido una actitud insolente y de reto frente a sus uabajadoree, pensando que cuan.
tan ya con el apoyo que dicen que el gobierno fo deral ha ofrecido otorgar a las inversiones extranjeras y nacionales. El caso de la Compañia Carbo.
nifers. de Sabinas, y de la Mexican Zinc and.
Co. es un ejemplo tipico de esa actitud. Vemos a demostrarlo.
LA AMERICAN SMELTING AND REFINING CO.
Una de las empresas de capital extranjero más importantes en el pais, dedicada a explotar fundos mineros, beneficiar, fundir y refinar mineralec, es la American Bmclting and Eefining Co, Con capacidad econórnica exifaerdinaria, tiene minas y plantas en los Estados Unidos y en las cinco partes del mundo; integro. una corporación financiera de proporciones colosales y su influencia en los mer.
cados de los ¡reductos es definitiva. Tienen filiales, organizaciones bancarios a su servicio, abogados de todas las nacionalidades, cómplices y encubridores de todos sus manejos, testaferros de los más sucios niveles morales, etc. etc, Dos de esas obedientes filiales son la Compañia Carbonífera de Se.
birras y la Mexican Zinc and Co. dos de esos obedientes empleados son los señores Kniffin y Le.
visten; dos de esos bien pagados licenciados son los señores Miranda y Neguez y no des, cirio docenas de empleados locales y federales a sueldo, lo son los inspectores fiscales, los jefes de estación, los recaudadores, los jueves, etc. que las dos exec.
lentes filiales han acostumbrado cohechar, en la zona earbenifera más importante de la República.
LA LUCILA DE LOS MINEROS DEL CARBON Las empresas firmaron el 26 de junio de 1038 con la Sección XIV del Sindicato Industrial de Tra.
bajadores Mineros, Metalúrgicos y Similares de la República Mexicana un contrato coleetrvo de trabajo con vigencia hasta el de junio de 1540. En esta última fecha se prorrogó la vigencia del con.
trato por cincuenta y cinco dias más, mientras se discutía uno nuevo, con la obligación de dejar ter inadas las: pláticas en ese tiempo. Las compañias entorpecieron, dilataron, pusieron todos los obstáculos para acabar con la paciencia de sus obre ros: los lºguleyos Miranda y Noguez no por propia iniciativa, seria pueril pensarlo. sabotearon dos veces los arreglos cuando los representantes di.
rectos de las empresas, muy liberalmente. estaban dispuestos a. ultimarlos; esos mismos licenciados, y sus amos fustigaron la pa acia, la bue no fe de sus obreros y de sus lideres, cansaren al indicate con torpes maniobras, argumentos vacíos, intransigencia abSoluta, despotismo y altane.
ria, Durante ochenta y dos dias dospuésde vencid¿ la prórroga, el sindicato. atuvo discutiendo con todo comedimiento, argumentando con huenas razones. exponiendo las necesidades humanas de los trabajadores, cediendo considerablomente en sus de.
mandos primitivas, en demostración de su buena fe y de sus deseos de transigir, hasta que como es natural, agotados por una discusión inútil, dieron el único para que procedía: la huelga del 10 de co tubre de lºlo. Qué esperaban las empresas al de.
morar las pláticas y agotar la paciencia de los trabajadores? COMATE tiene la contestación: csperaban un cambio de régimen, un viraje de peli.
tica, un tratamiento de privilegio antiobrerista. Qué esperan las empresas en estos momentos pa ra no terminar el conflicto7 COMBATE tiene tam bién la contestación: esperan las garantias ofrecidas por los funcionarios federales las inversiones extranjeras ya se sabe en que connaton las garantías que las empresas estiman indispen5m bles. Los trabajadores mineros y COMBATE capcru solamente que el gobierno federal cumpla con su deber, con las leyºs del pais, que los Secreta.
rios de Hacienda. Economia y Trabajo no se hagan cómplices de las demoras que las empresas a cada paso proponen, que no dure eternidadizs el peritaje que las compañias máiosamento sacaron de cie (Viene de la p: rg, 2)
lijírios fraccionados de 1926 a 1931: 376. 1935u1910: 418.
SUMA: 824. Ver ur Íriicnj Num. de parrrl:rs: Oil, i) Sup. l6i, 103 irs. Íi, 57ii 237, 000 115.
855. 122 401. 706 o ruo hasta el mismo año (le liii(l lrrru sirio. jhrirricrrlrrs ífiºG resoluciones preslrlcirci:li4. que benefician :r l, l i, ilfiil campesinos, f:riturr porir:rcciou:rrse li, 1702 cjirlos, rjnc iwucfici:rn u ruina de nrillr ur. medio de ejidatarios a los que babrfr que someter al a Ros las autoridades, que los contadores. no esperen el regreso de Kniffin y Leviahon que arranca.
ron en avión cuando se lee dijo que tenian que exhibir los libros que, en fin, se haga un es fuerzo para que los trabajadores de la cuenca eafrf bonifera en huelga er de 4, 300 mineros, que durante cerca de cuatro meses han estado viviendo con doce pesos semanarios de ayuda sindical vuelvan manto antes o. sus trabajos.
no ¡QUE PIDEN Los ammnos La justicia de las demandas obreras es indiacut. ible. Piden un aumento de SZ 600, 000. 00 al año en el monto de las prestaciones que incluyen sólo un 15 de aumento en los sm arios y el resto se derrama en prestaciones diferentes: jubilaciones ubastc ahora no gozan de este derecho. c:rsa. s, vacaciones, clinica y educación. La empresa se niº.
ga a conceder estas prestaciones alegando que los mineros están bien pagados, que si no fuera por las inversiones hechas por las empresas no tondrr an trabajo, que los precios de los metales no compensan, etc. etc. pero el hecho irrehatible es que, cl sala río minimo para un minero de carbón es 10, menos do. veinticineo chclines a la semana eon rrn salario mayor los mineros ingleses titnen cien años de estar hambrientos. Mientras tanto, 54 ernpleados de confiar a ganan 121, SUO. GG mensuales, con los que se pueden. cuhrlr los jornales de cerca de 1, 000 trabajadores de 54. 10. cada uno. Las em presas, a pesar de la main situación que pint :m, tienen utilidades fantásticas segun aparece de los datos que copiamos a continuación y que demues.
tran que tienen amplia capacidad económica para mejorar la condición de sus trabajadores; por lo demás, las propias compañi tado obteniendo ganancias crecidas: han conte.
sado, por ejemplo, que en los años de la vigencia del contrato de 1038 obtuvieron una utilidad liquida de dieciocho millones de pesos. Para esa utilidad es sólo la, confesada. Ahi va la dºmostración.
bien sencilla por ciento.
CAPACIDAD ECONOMICA DE LAS EMPRESAS Las cifras reales de las compañias, las que ocnl.
tan y no las que están dispuestas a presentar a los peritos, para el periodo de veinte meses que arran ca desde septiembre de 1938, son las siguientes: ueldos de empleados de confianza 2. 427, 463. 20 Salarios a obreros y empleados no de confianza Valor de los materiales, impuestos y demás gastos 5. 2i0, 000, 00. iso, oeo. oo Importan los gastos: 19. 097, 63. 20. Ahcra bien, las empresas obtuvieron como va lor de los productos vendidos: carbón, coke, sal de amonio, benzol, tolol, creosota, ácido sulfúrico, sulfato de zinc, zinc, arsénico, etc. la enorme suma do 83, 475, 9ii. 11. Um simple resta nos probará que en sólo veinte meses, los dos empresas lograron una utilidad de 64, 37E, i80, 51, más que suficientes para pagar a 5ua obreros SZGO0, 000. 00 de nuevas prestaciones cada año e impuestos al flaco que nunca han pagado. sobre los siguientes produc.
tos: diez millones de pies cúbicos de gas mineral diarios, cien galones diarios de aceite tolol, descicntas dieciséis mil toneladas anuales de ácido sul.
furioe, dieciocho mii anuales de sulfato de zinc, igual cantidad de plomo pulverizado, mil setecien tas toneladas de arsénico y ochocientos de polvo icotrell. No hay duda, pues, de que las empresas pue den y deben pagar; este es un asunto obvio las propias compañías han admitido tener utilidades importantes. Lo que está realmente a discusión y a comprobar en plazo breve es si el gobierno fe.
deral, como le ofreció el Presddente Aviia Camsche a los representantes de los mineros en huelga, está resuelto a dar la razón y el triunfo o un me.
vimiento que encuentra enteramcntojustificade. Queda en el fondo por demostrarse, si las empresas mineras y con ellos todos Ies dueños de las industries del pais, van a recibir del gobierno de la República la clase de garantías que están esperando; es decir, si el movimiento obrero va o no a poder hacer vcder, dentro de la ley y con el apoyo de un gobierno verdaderamente revelucio nario, sus más le timos derechos.
jfracciounmiento. número considerable que ircprcseniu la labor ínrucns¿r que iru impuesto. al l)cp:n iurucuio Agrario el acuerdo del ll lc diciembre. La extensión merlin ¡lc las parcelas de jlos ejidos fraccionados a partir de 1935, es iruprcsioruruic ll :i apreciar lo que ire significado la dotación los campesinos: Años Terrenos Terrenos de Riego de Tmporal lfiiii l2 ha. 56 hs. um son. r;. liliiii 2, ii. Ji. lT. lilíi? Gíi. l! iíiti 73. i. iiiiiil. ili. 7il. l! lli 75 2: il rr Como la unidad de dotación, de acuerdo no niegan haber esUdo enero de 1841 con la ley vigente, es de cuatro hectáreas de riego u ocho de temporal, si la extensión resulta como las anteriores de aíete años de iraccionamienios, no proceder realizarlos.
Claro que no ignoramos que un promedio es solo indice de una situación general, que en algunos ejidos las parcelas podrán ser supo riores a la unidad normal de dotación, pero cn muchos otros, los más con toda aeguri. dad, la parcela que cultivan los ejidatarios es menor, tan pequeña que las parcelas de riego se miden por surcos las de temporal por fracciones de. lrectdreas. Los resultados del Genso Ejidal de 1035, registraron que la superficie de labor en posesión de los ejidatarios era en promedio en la mayoría de los Estados, de una mezquindad exagerada; en San Luís Potosí rlc;2. 80 hs. en el Distri to Sur de la Baja California hs. de 15 hs. en Oaxaca, 42 en el Distrito Federal, de 26 hs. en Hidalgo, de 273 hs. en el Estado de México, de Tl hs. en Michoacán, de 2:64 hs, en Puebla, de las, en Tlaxcala, etc. Sólo en Campeche v, Tebasco la exten sión de la parcela de 52 aber es superior a li hs. rua rom conca sam me 20 ¡es rcr4r luce c». on u u Axio: Etre mms rowe4s:ru:cr o, s 5! tu. i5 i. ej 7 Q ro ro. hi S tu E 3 j c o fraccionamiento y la titulación, lo único que permitirán descubrir es lo. incapacidad de la parcela para alimentar a lafamilia campesina, si en los casos convenien ies y posibles no se intensifica racionalig. zr la producción agrícola, por medio de la explotación en común de mayores extensiones, se conrlenzrrrí a los ejidatarios a honrbre eterno, a miseria perpetua. Bastard la confianza y la tranquilidad de sentir que es sólo suyo un terrón estéril, un pcgujal en la montaña, un tiacolol en la ladera más empinada, un coamr en el pantano, para rivir feliz, con el incentivo de la propiedad individual?
Ailrrn:rnms que no. sostenemos: CONCLUSIONES: PR1. lÍERO: Quc el fraccionamiento de los ejidos, si ha de ajustarse u (ej cr. cnics, no se podrá llorar a cabo, pues se r¡¡2u heures rfísto, no Si. rcducu las condiciones crígr rios por rl Código ;lgrnrio espccto. la extensión mínima de los poz celos, cn la inmensa mayoría de los casos.
SEGUNDO. Quc cl iraceioumnícuto de los ejidos sólo tu a servir para rehacer, rcct jícur, lo que ya está hecho en todos los dos ¡Jorcclrrriox y puro destruir, en aquellos. no se trabojuu común, una orgrrní:oción que rcjncscufd un urnucc, una uucru c(opo lo crj;lolrrreio o 7r colu cjfriol, dario que lo entrego de títulos a las. ji(l(lf(l¡ fl)3 couro garantia ¡lleno de ar! permanencia en el ejido y sc nriduri (le que su patrimonio los jrufor (la su esfuerzo. ecm u ínfoeobicr. iurrr oporiunr rlori rr lu indisciplina cn cl irrii j o comunal, el (incei clcu en cl manejo de las conector, que buzz. ecrrr rlo cjícu:urcuic ol liuuco 1fj rlrrl ¡wm rcuii:ar operaciones bonrurio, e. comcrcr uica, hcur? jicus rr los irioiu 1r oc, y o la economia gcucrol dci ¡mía. Pasa a la juig.