Etiquetas:
Anti-communism
Bolshevism
Sandinism
Sandino
Spartacist
Stalinism
Trotskyism

10 Lecturas de clase del Grupo Internacionalista La respuesta del SWP. ante la expulsión de los brigadistas bolivarianos ha sido la puñalada por la espalda más vergonzosa por parte de una sección del seudotrotskista Secretariado Unificado (S. desde cuando sus partidarios portugueses se encontraron en lados opuestos de las barricadas durante el verano de 1975.
Pero. qué hay de las demás alas de esta falsa IV Internacional, acostumbrada desde hace tiempo a trucos fraccionales de lo más sucios? Los ataques a la Brigada lanzados por aquellas secciones asociadas con la antigua Tendencia Mayoritaria Internacional (TMI) de Ernest Mandel han sido menos virulentos que los del SWP, como máximo cloqueando las lenguas contra la represión ordenada por el FSLN. Así, el periódico de la LCR francesa, Rouge (24 30 de agosto. se vió obligado a condenar las declaraciones del ministro de reforma agraria Jaime Wheelock quien al anunciar las deportaciones lanzó una diatriba contra el trotskismo y todos aquellos que quieren acelerar la evolución del régimen en Nicaragua.
Por supuesto, en la siguiente página los redactores publicaron una entrevista amistosa con el mismo Wheelock, comentando con aprobación sus credenciales revolucionarias.
En cuanto a las expulsiones, la declaración de la LCR sólo decía: Es poco probable, cualesquiera sean las diferencias políticas, que 60 extranjeros pudiesen presentar un verdadero problema para una dirección revolucionaria que disfruta de un inmenso apoyo popular. Por lo tanto, se supone que si los militantes de izquierda hubieran representado una verdadera amenaza al régimen sandinista, la LCR empezaría a ladrar igual que el rabioso SWP. En el número siguiente, Rouge (31 de agosto de septiembre)
tan sólo logró quejarse de que los términos en que el gobierno de Nicaragua decretó la expulsión de los militantes extranjeros constituyen un precedente inquietante. Finalmente, una resolución del comité central de la LCR (publicada en Rouge del 13 de septiembre) cobró suficiente ánimo como para pronunciar la más blanda protesta formal, declarando que las expulsiones en sí constituyen un precedente inaceptable. Quien se fía de tal solidaridad militante en contra de la represión anticomunista, mejor la olvida.
Pero mientras Rouge intensificaba los adjetivos desde inquietante a inaceptable. su hombre en Managua tomaba una línea radicalmente distinta. Según Perspectiva Mundial (8 de octubre de 1979. publicada por el SWP, una delegación del que incluía el experto sobre Latinoamérica de la LCR, Jean Pierre Beauvais (junto con Hugo Blanco, Peter Camejo, Barry Sheppard y otros) entregó una declaración a los sandinistas que aclamaba a la dirección revolucionaria del FSLN y declaraba que. Toda actividad que trate hoy de crear una división entre las masas movilizadas y el FSLN va en contra de los intereses de la revolución. Poniendo los puntos sobre las ies, añadía: Este fue el caso de la actividad concreta de la Brigada Simón Bolívar. a la cual denomina de sectaria. para colmo, la delegación del explícitamente aprobaba la expulsión. En una situación política y económica en que es necesaria una gran unidad en la lucha, la dirección del FSLN tenía razón en exigir a los miembros no nicaragüenses de este grupo, el cual se definía ante todo como una organización militar, que abandonaran el pais.
וי Workers Vanguard Ministro sandinista Jaime Wheelock, solidario con la burguesía antisomocista tras el espiritu nacionalista pequeñoburgués de Sandino.
No se informó si Blanco Camejo Sheppard Beauvais y Cía. recibieron sus treinta monedas de plata, aunque claramente esperan sacar alguna ganancia de su perfidia, transformándose en los agentes publicitarios autorizados del FSLN. Pero las raíces de tal traición son políticas y se remontan a hace más de un cuarto de siglo, hasta la negativa por parte de Michel Pablo, entonces secretario de la IV Internacional, de defender a los trotskistas chinos encarcelados por Mao. Pablo les calificó de refugiados de una revolución por su negativa a inclinarse delante de los nuevos gobernantes burocráticos de Pekin. Para Pablo, todo esto era parte de su programa liquidacionista que condujo a la destrucción de la IV Internacional en cuanto vanguardia organizada de la revolución mundial. En el caso de sus epígonos, es consecuencia de su política pablista, que conduce a todas las alas del a correr detrás de direcciones no proletarias y antimarxistasdesde los estalinistas chinos hasta los oficiales militares portugueses y ahora los nacionalistas sandinistas.
EI SWP: Reformista de cabo a rabo y hasta la médula Más adelante tendremos mucho que decir sobre el aventurero charlatán Nahuel Moreno y su Fracción Bolchevique seudoizquierdista. Pero con respecto al SWP, para quien tuviera dudas todavía, el estallido en torno a la Brigada Simón Bolívar y el apoyo político incondicional y casi histérico del SWP al FSLN son prueba concluyente de que la organización encabezada por Jack Barnes es reformista de cabo a rabo. Durante más de una década, la tendencia espartaquista ha estado sola en insistir que el SWP, ex trotskista desde hace mucho tiempo, estaba dedicado a apoyar al orden burgués. Esto ha sido disputado por quienes temen romper definitivamente con 23